La transparencia y la rendición de cuentas a partir de una comunicación altamente efectiva será la norma en todas las actividades del gobierno.

Priorizaremos el uso eficiente y eficaz de los recursos públicos en la implementación de programas y proyectos para maximizar los beneficios a la comunidad.

Resignificaremos el valor de la comunidad, empoderándola a partir de la participación activa y permanente como pilar en la toma de decisiones de nuestra administración.

Cumpliremos con los programas y proyectos específicos promovidos en campaña como resultado de la confianza, armonía y desarrollo.

Actuaremos consecuentemente con las propuestas que hemos planteado, garantizando una estructura coherente entre el pensamiento, la palabra y la acción.

Nuestra administración ejercerá libremente sus funciones en materia de planificación y ejecución sin ningún tipo de influencia externa económica o política.